California roadtrip sin auto: Yosemite

10-Feb-2018

Si estás en la Costa Oeste, no tener auto no es excusa para dejar de visitar el Parque Nacional Yosemite, en California. Cómo llegar usando buses y trenes con un presupuesto bajo. Cómo moverse dentro del parque. Qué lugares no te podés perder y dónde dormir.

 

Las colosales montañas de granito en tonos grises azulados contrastan con el verde frondoso de los bosques del Parque Nacional Yosemite en verano. Es el destino preferido de familias estadounidenses y extranjeras, viajeros aventureros que no se despegan del confort de hotel y de mochileros que llegan con la carpa a cuestas. Decididas a no alquilar un auto, salimos desde San Diego, primero en un micro nocturno hasta la ciudad de Bakersfield que nos conectó con un tren Amtrak hasta la estación de Merced. Ahí esperamos un bus público YARTS, que nos dejó en nuestro primer hotel fuera del parque, en El Portal, y luego otro YARTS hasta el centro de visitantes de Yosemite Valley.  ¿Suena a complicado y largo no? Pero frente a la opción de alquilar un auto –siete horas manejando desde San Diego, cinco desde Los Ángeles y cuatro desde San Francisco; sin sumar el tráfico dentro del parque-, moverse en micros y trenes de Amtrak y en los buses YARTS se presenta como una alternativa económica sin dejar de tener cierto grado de comodidad. Todos tienen espacio disponible para valijas y asientos confortables.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez en el parque, el desafío fue recorrer este parque nacional de tres mil kilómetros cuadrados usando solo transporte público y nuestros pies. Durante todo el año, un servicio gratuito de colectivos llamados shuttles opera de 7 de la mañana a 10 de la noche dentro del Yosemite Valley –el área más concurrida del parque por su concentración de atracciones naturales, tiendas de souvenirs y comida, hoteles y campamentos-. También, desde mediados de junio hasta octubre, otro shuttle llega hasta El Capitán, una de las montañas de granito características del parque junto al Half Dome. Pero el resto de las áreas, como Tioga Road, Tuolumne Meadows y Glacier Point están fuera de la cobertura de los shuttles y obligan a “hacer dedo” o a prepararse para caminatas de hasta trece horas.

 

 

Lake Mirror

 

El lago Mirror es la recompensa de una caminata de tres kilómetros por el sendero Mirror Lake Trail. Por su ubicación en el cañón Tenaya, tiene una vista cercana del famoso Half Dome, un domo de granito de 2693 metros de altura, codiciado por los alpinistas y adorado por los fotógrafos. A metros, en el área North Pines, se levanta un campamento con 81 espacios para carpas, caravanas y tráilers a 26 dólares la noche, abierto de marzo a octubre. Está cerca de la parada dieciocho del shuttle y se toman reservas con cinco meses de anticipación: vuelan. 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tunnel View

 

Recién después de tres días recorriendo sus rincones, en Tunnel View –la vista panorámica más popular- tomo dimensión de la inmensidad y belleza cruda de este valle de California. Mis sentidos se disparan y absorben cada detalle: las tres horas caminando desde El Capitán por la vera de la ruta bajo el sol de julio son efímeras frente a la magnitud del valle, las ardillas escabulléndose entre los árboles, la textura áspera de las rocas hirviendo y el aroma a madera quemada por algún incendio forestal reciente. Pero para la vuelta al centro de visitantes, agradecemos encontrar a una turista brasilera motorizada.

 

 

Yosemite Falls

 

De cara a la incertidumbre de finales de julio (lejos quedaron los días primaverales, en los que las cascadas tienen su pico máximo de flujo de agua), iniciamos la marcha por el sendero hasta toparnos con el salto Yosemite, de 739 metros de alto y –para nuestra sorpresa- con un fuerte caudal.

 

 

The Mist Trail

 

En la parada dieciséis del shuttle, Happy Isles, un cartel indica The Mist Trail y lleva hacia lo salvaje. Lo habíamos sobre-escuchado en el centro de visitantes: “La caminata por excelencia. Se extiende nueve kilómetros cuesta arriba y presenta una dificultad media”, dijeron unos guardaparques, y vinimos a comprobarlo. A medida que nos acercamos a Vernal Fall, una cascada de cien metros de altura a mitad de camino, el sendero pavimentado se convierte en escalones disparejos de roca cada vez más resbaladizos a causa del agua que trae el viento. Nos empapamos de pies a cabeza, rezamos por nuestras cámaras de foto y sonreímos frente a este regalo del valle, coronado con un arcoíris.

 

 

 

 

 

 

 

EXTRA TIPS

 

Transporte

  • Entrá a la página http://yarts.com/ para conocer las paradas del YARTS y su cronograma de horarios. Si vas a tomar el último micro que sale del parque, esperalo con anticipación porque no hay otro medio de transporte.

  • Los tickets de Amtrak empiezan en 26 dólares por trayecto saliendo desde Los Ángeles, 43 desde San Francisco y 60 desde San Diego. Los YARTS incluyen la entrada al parque. De otra manera, son 30 dólares por auto por un pase de siete días.

  • Los shuttles dentro del valle tienen una frecuencia de 10 a 20 minutos, algo que aligera las largas filas que se forman en los días de verano o fines de semana. 

Hospedaje

  • Los hoteles dentro del Yosemite son caros, en especial en verano. Lo mismo en El Portal, a media hora del centro de visitantes del valle. Mejor quedarse en algún motel dentro del recorrido del YARTS o reservar con tiempo en campamentos dentro del parque.
     

  • The Mariposa Lodge, en el pueblo de Mariposa, a cincuenta minutos del Yosemite, es un hotel con habitaciones amplias, pileta y estacionamiento. Aunque no tiene desayuno, se lo consigue a una cuadra, en Sugar Pine Café. ¿Lo mejor? El YARTS para enfrente del hotel. En temporada alta (junio a agosto) llega a costar 200 dólares la noche, mientras que en temporada baja se consigue por 80. Consejo: quedate por lo menos dos noches, te hacen precio. 

 

Supervivencia

 

El Yosemite es un destino familiar y, salvo para los andinistas, el riesgo más tangible es resbalarse en una escalera natural de roca y golpearse. De todas formas, hay algunas precauciones que hay que tener en cuenta:

  • De noviembre a junio, debido a la intensa nieve, los caminos Tioga Road y Glacier Point Road están cerrados. No ignorar advertencias, las carreteras se congelan y no es broma.

  • Siempre llevar botellas de agua –hay dispensers para cargar gratis en el restaurante de comidas rápidas pegado al centro de visitantes- y repelente de insectos. Hay más de cuarenta senderos o “trails” de distintos grados de dificultad que pueden llevar horas en completarlos.

  • Como no hay señal en todo el parque, conviene bajarse mapas offline al celular (https://www.nps.gov/yose/index.htm) o aprovisionarse de ellos en soporte papel (los entregan gratis en español e inglés en el centro de visitantes).

  • Nunca alimentar ni acercarse a la fauna y guardar la comida en latas a prueba de osos. Aunque no son frecuentes, los encuentros con estos mamíferos o con pumas pueden ocurrir y los guardaparques dan claras instrucciones de cómo reaccionar en cada caso: “Caminen despacio marcha atrás” y “No corran, levanten los brazos para parecer más grandes y agarren algún objeto como una roca para espantarlos”.

  • En algunos senderos en altura, como The Mist Trail, no hay barandas que separen del precipicio. 

  • Siempre llevar calzado adecuado (zapatillas deportivas o de trekking).

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

     FAVS      

Seguir a Antevasin
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook - Black Circle

Copyright © Lucía Vázquez. All rights reserved.

  • Instagram - Círculo gris
  • Facebook - Grey Circle