True Colors

De Irán a Senegal, mujeres de todas las edades hacen de Nueva York su propia pasarela exhibiendo tonos en rosa, verde, azul, turquesa, fucsia, lila, naranja, violeta y más. Y desfilan para su propio deleite, sabiendo que no serán el centro de atención en una ciudad acostumbrada a los outfits y estilos audaces.

 

True Colors se concentra en estudiantes, trabajadoras y profesionales entre dieciséis y cuarenta años que fracturan la creencia de que el teñirse el pelo de colores “locos” se trata de una moda. Pero este proyecto es más que una historia sobre colores de pelo cool, sino que explora cómo las tonalidades reflejan sus creencias, espíritus y personalidades. Es acerca de sus "verdaderos colores". Confianza, autoestima, expresión, seguridad, individualidad, rebeldía, diversión y audacia son apenas algunas de las palabras que estas jóvenes “rompe-estándares culturales” escogen a la hora de sintetizar el porqué de su color de cabello. Desde mi lente, también me dediqué a fotografiar las semejanzas entre las diferencias: los colores de pelo extraordinarios son un lenguaje común donde las nacionalidades, razas, religiones o edades no tienen lugar.

 

Finalmente, en una década donde la lucha global por los derechos de la mujer y la reivindicación del feminismo es más fuerte que nunca, el hecho de que mujeres –sin importar adolescentes o adultas, estudiantes o profesionales- lleven con orgullo su pelo teñido de colores a menudo prohibidos o considerados “insolentes” por la sociedad patriarcal contribuye desde su más humilde lado al cambio y al empoderamiento femenino que esta generación demanda.